A Dakota Johnson le encanta sumergirse en sus papeles cinematográficos. Pero eso resultó desgastante cuando la estrella de 50 Shades Of Gray estaba filmando su nueva película, Suspiria, al lado de Russell Crowe.

La belleza de 28 años, quien está saliendo con el rockero Chris Martin, dijo a la revista Elle que necesitó terapia después de filmar la película de terror.

“Estábamos en un hotel abandonado en la cumbre de una montaña. Tenía 30 postes de teléfono en el tejado, así que la electricidad se podía sentir en todo el edificio y todo el mundo estaba temblando”, relató.

“Estaba todo súper frío y húmedo. Lo único que me hacía sentir mejor era untarme de aceite (de coco) cada noche. Ahora, no puedo vivir sin él”, añadió.

“Hacer esa película fue muy difícil. ¡Me jodió! Tuve que tomar terapia”, señaló la hija de Mellanie Griffith y Don Johnson.

Afortunada de estar trabajando en nuevos emprendimientos, Dakota se está enfocando completamente en su propia compañía de producción. “He llegado a un acuerdo con el hecho de que si los proyectos en los que quiero trabajar no existen, tendré que crearlos para mí”, dijo.