La Procuraduría General de la República (PGR) tiene abierta una carpeta de investigación en contra del futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez, ante las acusaciones de servir presuntamente de prestanombres del narcotraficante Raúl Flores Hernández, "El Tío", para "lavar dinero".

La investigación está a cargo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, que en coordinación con la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda revisan las transacciones para deslindar responsabilidades.

El subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la PGR, Gilberto Higuera Bernal, dijo en entrevista que Julión Álvarez podrá ser llamado a declarar sobre los señalamientos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de presuntos vínculos con el narcotráfico.

En conferencia, el cantante admitió que conoce a Raúl Flores, pero que no sabía que era narcotraficante. Aseguró que confía en que la justicia prevalezca en este caso en el que, insistió, es asesorado por sus abogados y que está dispuesto a declarar si así se le requiere para aclarar su situación.

Flores Hernández fue llevado este jueves del Reclusorio Sur de la CDMX al penal de máxima seguridad del Altiplano.

Cierran negocios de Márquez

Por lo anterior, algunas empresas y organizaciones vinculadas al futbolista Rafael Márquez comenzaron a cerrar o a restringir sus actividades después de que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo señalara como testaferro del presunto narcotraficante Raúl Flores Hernández.

Las instalaciones del Centro Infantil Rafa Márquez, ubicado en la delegación de San José El Quince, en el municipio de El Salto (una de las zonas más marginadas del Área Metropolitana de Guadalajara), cerró sus puertas indefinidamente, por lo que el personal de la institución sacó varias de las cosas del interior sin dar mayores explicaciones.

Otro de los negocios del seleccionado nacional es una franquicia de comida rápida estadounidense.

Según la información del gobierno de Estados Unidos, esta franquicia es manejada por el Grupo Nutricional Alhoma SA de CV, otra de las empresas vinculadas a Márquez y señalada como parte de la red de lavado de Flores Hernández.