Los preparativos de seguridad en todo Singapur se incrementaron visiblemente hoy domingo (hora local) ante el inminente arribo al país del presidente estadunidense, Donald Trump, y del líder norcoreano Kim Jong-un, para su histórico encuentro del próximo martes.

La seguridad se intensificó principalmente en el hotel The St. Regis Singapore, en Tanglin Road, donde se alojará Kim, y en el Shangri-La Hotel, en Orange Grove Road, el cual hospedará al jefe de la Casa Blanca, ya que está previsto que ambos líderes lleguen este domingo.

Un grupo de avanzada de delegados norcoreanos llegó la noche del sábado en un avión Airbus A330 de la compañía Air China, al aeropuerto internacional de Changi y desde allí se trasladaron al St. Regis en dos vehículos color negro.

Detectores de metales

En ese hotel, ya se instalaron escáneres de bolsas y detectores de metales en las puertas de acceso, mientras que a lo largo del Tanglin Road se colocaron barricadas de concreto y barreras de seguridad, así como cámaras de vigilancia.

Asimismo, se desplegó a un escuadrón especial en el St. Regis y sus alrededores, así como a agentes vestidos de civil, de acuerdo con reportes del periódico singapurense StraitsTimes.

Similares preparativos de seguridad también se observaron en las cercanías del Shangri-La, donde se instaló una zona de control policial con barreras de hormigón y varias carpas de la policía a lo largo de Anderson Road, donde se ubica el hotel.

Medios de comunicación

Para hoy domingo, más de 30 miembros de medios de comunicación extranjeros y locales se encuentran reunidos frente al St. Regis, en tanto que el movimiento en Shangri-La era todavía mucho más tranquilo.

Debido a que la cumbre entre Trump y Kim ha generado expectativas y curiosidad, singapurenses y turistas extranjeros han llegado a los dos hoteles a tomar fotografías, pero son registrados por el personal de ambos lugares para los controles de seguridad.