La Organización Meteorológica Mundial (OMM) alertó que existe un 70.0 por ciento de posibilidades de que fenómeno “El Niño” regrese este año, afectando las regiones Asia-Pacífico, Europa, América del Norte, África y en gran parte de América del Sur.

En un comunicado, la OMM destacó que aunque no se puede predecir su intensidad, es poco probable que esta vez El Niño tenga un episodio tan poderoso como cuando se registró por última vez en el mundo entre 2015 y 2016

El Niño/ Oscilación del Sur (ENOS) es un fenómeno natural caracterizado por la fluctuación de las temperaturas de la superficie del océano en el Pacífico ecuatorial, que ejerce una gran influencia en las condiciones meteorológicas de numerosas partes del mundo.

Observación

La OMM, con sede en esta ciudad, resaltó que el progreso científico en la comprensión y el modelado de ENOS, respaldado por los principales programas de observación, ha mejorado las capacidades de monitoreo y predicción, ayudando a la sociedad a prepararse para los peligros asociados, tales como lluvias intensas, inundaciones y sequías.

“El cambio climático está influenciando la dinámica tradicional de los eventos de El Niño y La Niña, así como sus impactos. El 2018 comenzó con un evento débil de La Niña, pero su efecto de enfriamiento no fue suficiente para reducir la tendencia general de calentamiento, lo que significa que este año está en camino de ser uno de los más cálidos de la historia “, afirmó Petteri Taalas, jefe de la OMM.

A pesar de las recientes condiciones “ENSO-neutral “, el globo continuó ampliamente la tendencia de las condiciones más cálidas de lo normal entre mayo y julio, acompañado por un clima extremo que oscila entre el calor sin precedentes en el norte de Europa y las devastadoras inundaciones en Japón, India y el sudeste asiático, finalizó.