La necesaria unidad nacional

Desde antiguo en la historia ha quedado claro que la manera en que un pueblo, un grupo o una organización puede desarrollarse y prosperar es a través de la unidad. Los grupos humanos funcionan adecuadamente en la medida en que permanecen unidos en torno a causas y fines. La labor de gobernar, necesaria en cualquier sociedad, se puede resumir en dos actividades: dar unidad y rumbo. En la medida en que ambas se logren el gobierno cumple con su misión. De forma específica, la unidad es premisa necesaria para dar sentido al propio grupo. De manera natural los grupos humanos tienden a generar espontaneidades que atentan contra la unidad. Pensemos por ejemplo en una empresa que tiene por un lado un área de producción y por otro un área de ventas. Lo que suele ocurrir en el desempeño ordinario de sus actividades es que el área de producción tenderá a pedir tiempo y condiciones idóneas para que los productos sean de la mayor calidad posible y el área de ventas tenderá a apresurar pedidos para satisfacer un cliente co