Llaman a preservar el conocimiento de tejedoras

La tejedora guatemalteca, Angelina Aspoac, afirmó que los diseños de sus textiles son parte de su identidad, por lo que tienen que ser preservados. “En los tejidos está la historia de nuestros pueblos, de cada comunidad que tiene su propia historia y contexto; la fauna es diferente de una a otra localidad”, dijo. “Cada día disminuye el número de tejedoras. Se está perdiendo ese conocimiento. Un factor es el tema económico porque el sistema orilla a los pueblos a abandonar su arte y los despoja de sus tierras. Son obligadas a salir de su comunidad”, dice la indígena Kaqchikel, originaria de Santiago Zacatepéquez, Guatemala. Contó que parte de la indumentaria que usan los pobladores como el huipil, son elaborados en una aldea vecina porque ya no hay tejedoras y perdieron su capacidad de vestirse por prendas hechas por ellas mismas. Ante tal situación, abundó, en 2005 se abrieron escuelas de tejido y ahora en mi comunidad hay mil 500 tejedoras, lo que “recuperamos el arte; ahora las mujeres tejen y no necesitamo