Aprueban compromiso para combatir corrupción
Jefes de Estado participantes en la VIII Cumbre de las Américas afirmaron que la corrupción debe combatirse con medidas concretas.

La VIII Cumbre de las Américas aprobó por aclamación, al inicio de su sesión plenaria, el Compromiso de Lima contra la Corrupción, un documento que fue trabajado por los gobiernos de la región en los últimos meses.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, propuso la inmediata aprobación del documento principal de la Cumbre, lo que fue recibido con aplausos por parte de los jefes de Estado y de gobierno asistentes.

Vizcarra llamó a los 34 países presentes en la reunión a “trabajar juntos” para afrontar la amenaza común de la corrupción y reiteró su convocatoria a formar una “alianza regional” contra ese flagelo que tenga un enfoque preventivo y disuasivo.

Apuntó que la corrupción debe combatirse con medidas concretas para implementar una mayor transparencia en las compras públicas y en el financiamiento de la política, además de incrementar el acceso a la información y potenciar la participación de la sociedad civil.

Indicó que la lucha contra la corrupción será el lineamiento central de su gobierno, que inició el 23 de marzo pasado tras la renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

La sesión de trabajo, que se realiza en el Centro de Convenciones de Lima y a la que asiste el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, estuvo antecedida por la fotografía oficial de la cita inaugurada esta víspera en el Gran Teatro Nacional.

De acuerdo al programa, cada una de las 34 delegaciones tiene seis minutos para intervenir durante la plenaria, tras la cual está contemplada la entrega de las recomendaciones por parte de los actores sociales.

A continuación se realizará un “almuerzo-diálogo privado” de los gobernantes que asisten a la Cumbre, luego del cual se realizará la clausura de la cita internacional con la entrega del Compromiso de Lima contra la corrupción.

Abordan crisis venezolana

En otro tema, los presidentes de Chile, Sebastián Piñera; de Argentina, Mauricio Macri, y de Colombia, Juan Manuel Santos, se refirieron en la sesión plenaria de la VIII Cumbre de las Américas a la crisis político-social que vive Venezuela.

Los tres gobernantes se refirieron con duras palabras a la administración del presidente venezolano Nicolás Maduro, a quien llamaron a reconocer que su país vive una crisis humanitaria y a aceptar la ayuda internacional para superarla.

Por el contrario, el presidente boliviano Evo Morales condenó las sanciones de Estados Unidos al régimen de Maduro y las presuntas amenazas de Washington de invadir al país sudamericano, sin admitir que Venezuela atraviese por una crisis humanitaria.

Macri dijo estar preocupado por la situación de los venezolanos que salen de su país hacia otras naciones y por la carencia de servicios básicos y enfatizó que el gobierno de Maduro “debe dejar de negar la realidad”.

Calificó como “insostenible” la crisis humanitaria y como “descontrolado” el proceso de corrupción en Venezuela, y anunció que Argentina desconocerá cualquier futura elección “porque no será democrática”, en referencia a los comicios presidenciales programados para el 20 de mayo próximo.

Piñera subrayó que “Venezuela no es solamente un problema para los venezolanos, es un problema para todos los que amamos, queremos y nos comprometemos con la democracia” y recalcó que en ese país “no hay democracia, no hay Estado de Derecho, no hay respeto a los derechos humanos, no hay independencia de poderes”.