Keiko Fujimori, excandidata presidencial y líder del partido político peruano Fuerza Popular, fue detenida en Lima, acusada por lavado de activos, en el marco de una investigación por el manejo irregular de fondos de campaña en las elecciones de 2011.

El juez titular del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, Richard Concepción, ordenó la detención de la hija del expresidente de Perú, Alberto Fujimori, de forma preventiva por 10 días.

Junto a Keiko otros 19 políticos peruanos quedarán bajo esta medida de apercibimiento, por el conocido como “el caso cócteles”, entre ellos los exministros Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya.

Tras acudir a un tribunal para ser interrogada junto a su esposo, el estadounidense Mark Vito, Keiko fue arrestada en Lima por aportes ilegales a su campaña de 2011 por parte de la constructora Odebrecht.