La actriz Ashley Judd demandó en una corte de Los Ángeles al productor Harvey Weinstein por difamación y acoso sexual, y denunció que en represalia ella perdió su papel en la trilogía de El Señor de los Anillos.

La actriz aseguró que tras rechazar sus avances sexuales, Weinstein influyó para que el director de la exitosa cinta Peter Jackson no la considerara para el elenco.

Weinstein es el productor de Hollywood que abrió una cloaca en donde decenas de actrices lo acusaron de violación, abuso y acoso sexual.

La actriz dijo que estuvo en conversaciones con Jackson y su equipo en 1998 para representar uno de los dos papeles principales en la trilogía de fantasía, pero Weinstein “torpedeó” la oportunidad diciéndoles que ella era una “pesadilla” con la que trabajar y que debería evitarse ‘cueste lo que cueste’”.

“La patética realidad, sin embargo, fue que Weinstein estaba tomando represalias contra la señora Judd por rechazar sus demandas sexuales aproximadamente un año antes, cuando la arrinconó en una habitación de hotel con el pretexto de hablar de negocios”, escribió su abogado Theodore Boutrous Jr.