El pleno de la Cámara de Diputados avaló en lo general, con 433 votos a favor, nueve en contra y una abstención, la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos para regular sueldos y prohibir que cualquiera de ellos supere las percepciones del presidente de la República.

En el primer ordenamiento aprobado por la LXIV Legislatura, la nueva ley reglamenta los artículos 75 y 127 de la Constitución Política y reforma el Código Penal Federal, en el que se establece el delito de “remuneración ilícita”, con sanciones hasta por 14 años de prisión y multa de tres mil veces “el salario mínimo diario vigente en el Distrito Federal”.

Así como la destitución y la inhabilitación para desempeñar otro cargo, empleo o comisión públicos de seis meses a 14 años.

Durante los posicionamientos en lo general, la priista Dulce María Sauri Riancho, aclaró que su bancada está a favor que se regulen las remuneraciones de los servidores públicos, “pero que se haga bien”.

Argumentó que no comparten que se apruebe sin cambios esta minuta que está desactualizada, que genera incertidumbre jurídica y que plantea problemas de aplicación, y al respecto citó algunas razones: obsolescencia legislativa, falta de armonización legislativa, ausencia de consideración sobre regímenes especiales, además de que provoca choque presupuestario y constitucional.

La panista Laura Angélica Rojas afirmó que su bancada está a favor de “topar el salario de los servidores públicos en este país” y afirmó que la primera iniciativa en la materia fue presentada en el año 2002, por el entonces diputado Felipe Calderón.