Dos mujeres malayas musulmanas fueron azotadas en público tras ser condenadas por intentar tener relaciones sexuales entre ellas dentro de un automóvil estacionado en una plaza pública, en un acto calificado como “cruel e injusto” por grupos de derechos humanos.

Ante más de 100 personas presentes en un tribunal islámico en el estado de Terengganu, en el noreste del país, la pareja de mujeres recibió seis golpes de bastón en la espalda cada una, por violar las estrictas leyes islámicas que se aplican sólo a la población musulmana de Malasia.

El vicepresidente de la Asociación de Abogados Musulmanes, Abdul Rahim Sinwan, consideró que bajo las leyes islámicas, este castigo no es doloroso ni severo, ya que sólo está destinado a educar a las mujeres, según el diario The Malaysian Insider.

Varios grupos de derechos humanos calificaron de “cruel e injusto” el castigo y alertaron sobre el retroceso en Malasia de los derechos de la comunidad LGBT (lesbiana, gay, bixesual y transgénero) y el auge de la intolerancia.