Cada vez es más común que los papás compartan la responsabilidad en el cuidado de los hijos, lo que se refleja en un mejor rendimiento escolar y mayor capacidad de integración con otros niños, informó el Centro de Especialización en Estudios Psicológicos de la Infancia (CEEPI).

De acuerdo con un reporte de dicho centro, que se presenta como un grupo de especialistas en el área de la psicología infantil, la mayor presencia del padre también significa que los menores conozcan los límites en el hogar y los apliquen en otras esferas de la sociedad.

Explicó que esta situación se presenta sobre todo en las zonas urbanas; se debe a que en estos tiempos es muy común que las mujeres trabajen y, entonces, el cuidado de los hijos se hace conforme a la disposición de espacios de tiempo de cualquiera de los dos, lo que hasta hace poco no ocurría, sólo lo hacía la madre.

Claudia Sotelo Arias, directora del CEEPI, y Susana Salazar Gómora, coordinadora, explicaron que los niños y niñas que conviven más con su progenitor tienen mucho más claro cuál es su rol en la vida, poseen identidad y en general se muestran mucho más alegres, seguros y participativos en sus actividades, como juegos, tareas del hogar y escolares.

Refirieron que esta mayor presencia paterna no es nueva, pues hace 40 o 50 años había una mayor convivencia de los papás con sus vástagos, que eran comerciantes o desempeñaban un oficio cerca del hogar, y entonces había más convivencia entre ambos.