Cerros en riesgo por construcciones

La ladera Sur de Tuxtla Gutiérrez, que implica el corredor de la meseta de Copoya y el cerro Mactumatzá, no es apta para albergar nuevos fraccionamientos debido a la constitución del suelo, el cual de manera natural tiene deslizamientos, un factor riesgoso para la construcción de viviendas o cualquier tipo de estructuras.

Así lo dio a conocer el presidente del Colegio de Profesionales de Gestiones de Riesgo y Protección Civil, Romeo Palacios Juárez, indicando que los nuevos fraccionamientos que se están haciendo rumbo a Chiapa de Corzo, deberían detenerse por la problemática del suelo.

“Hay muchas colonias en toda la ladera Sur que tienen problemas, me ha tocado ver estas situaciones en Lomas del Jaguar, Lomas del Oriente y Seis de Junio. Es un problema natural que sin hacer nada el suelo se desliza, porque es material suelto”, detalló Palacios Juárez.

Agregó que, en esta zona no es necesario que exista actividad humana para que el suelo se deslice de manera natural, pues existe un movimiento de suelo debido a que es material suelto, desprendido a través de los años de los cerros integrantes de toda la ladera Sur de esta ciudad.

Todo este material se ha depositado hasta en 25 y 30 metros de estrato de suelo, que aparenta ser firme, sin embargo es material en constante deslizamiento, una situación que se agudiza con el peso de los distintos inmuebles.

“Por pendiente abajo simplemente el suelo se empieza a mover y a mover, si tan solo se escarba o se hacen construcciones obviamente la problemática se acelera, lo cual ha sido el gran problema de la ladera Sur, aunado al escurrimiento de los distintos arroyos que nacen de este lugar”, abundó.

El problema más grave es la colonia Lomas del Jaguar, donde el deslizamiento del suelo ha dejado asimetrías en decenas de casas, las cuales se vuelven inhabitables; también se hayan otras justo debajo del Cristo de Copoya, las cuales se han derrumbado por sí solas.