Como parte de las visitas que ha realizado Anahí de Velasco a diferentes escuelas y Centros de Desarrollo Comunitario de Tuxtla Gutiérrez, en esta ocasión tomó por sorpresa a las niñas y niños que viven con alguna discapacidad en las instalaciones de Aldeas Infantiles SOS, donde fue recibida con besos y abrazos.  

Acompañada de la directora del lugar, Tania Sevilla, y Jakelin Sauza Marín, visitadora general especializada de Atención de Asuntos de la Mujer de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, la esposa del gobernador Manuel Velasco hizo un recorrido por las instalaciones y conoció la manera en que Aldeas Infantiles SOS trabaja en conjunto con diferentes instituciones estatales para procurar bienestar a infantes en situación de abandono.

Al final del recorrido, la señora se reunió con niñas y niños que realizaban actividades sobre los Derechos Humanos, aprendían sobre sus derechos y obligaciones. Sencilla como es ella, se acercó a la mesa donde se encontraban pintando, conversó y emocionada observó el importante trabajo que muchas personas realizan día a día para que la niñez en situación de vulnerabilidad reciban mucho amor.

Después de ver las actividades que realizaban, la esposa del mandatario chiapaneco saludó: “Buenas tardes chicos y chicas, estoy muy contenta de estar aquí… me resulta impresionante saber que exista un lugar con tanto amor, como es Aldeas Infantiles SOS”.

Asimismo, brindó un reconocimiento a las madres y tías sustitutas que se encargan de cuidar, educar y consentir a quienes viven en este lugar.

Objetivo

Aldeas Infantiles SOS es una organización de asistencia privada que tiene como principal objetivo la formación de familias para niños y niñas que han perdido la protección de sus progenitores, integrándolos a un sistema que les permita vivir en familia, como merecen.  

La organización se especializa en el cuidado de niños y niñas basado en un modelo familiar, por lo que cada infante cuenta con una madre y tía sustituta. Está dirigida a niños que se encuentren en situaciones de riesgo por haber perdido a sus padres o porque los padres no pueden hacerse cargo de ellos.

Al final de la tarde, Anahí de Velasco se despidió de las niñas y niños de Aldeas Infantiles SOS, así como de cada uno de las mujeres que forman parte de este proyecto, y con una enorme sonrisa aseguró que no será la última vez en que los visite.