El vocal ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE) en Chiapas, Arturo de León Loredo, aseguró que solamente que los partidos políticos y el Instituto Nacional Electoral (INE) determinen una ruta intensa y corta para realizar la redistritación, es que podría llevarse a cabo, de lo contrario sería para 2024, ya que el censo está programado para 2020.

Indicó que la división del país consta en 300 distritos y por ley se hace a partir del levantamiento de los censos de población. La distritación actualmente aprobada es de acuerdo a la que se desarrolló en el 2010.

A partir de que se tengan los datos emitidos de manera oficial por el Inegi, comenzarán los trabajos en el INE para llevar a cabo la nueva redistritación considerando el nuevo número de habitantes. Por ello, para 2021 sería muy repentino, enfatizó el funcionario electoral.

De ahí vendrían todos los datos de sistematización de la información, por lo que se estima que se tengan cifras a mediados del 2020. El proceso electoral, aclaró, inicia a fines del mes de septiembre, en donde se estaría instalando el consejo local y a partir de noviembre los consejos distritales.

Destacó que dentro de las nuevas áreas de oportunidad en las que se reforzarán los trabajos con miras al reto del 2021, es garantizar al ciudadano la instalación de las urnas en cada una de las secciones, en donde se apruebe y no exista temor en la jornada tanto de los funcionarios de las casillas y los electores, situación de la que se encargarán las instituciones.

“No puede haber en una democracia, en una sociedad que se rige por leyes, el temor de que pudiesen desbordarse los ánimos ese día, pero si existe tal situación hay que tener activados los mecanismos institucionales para inmediatamente contrarrestar esas conductas y no haya impunidad”, sostuvo.

Expuso que es necesario mandar el mensaje claro de que todos están de acuerdo gane quien gane y la decisión se tome en paz.