Comicios en Oxchuc no fueron por “capricho”

Las elecciones para integrar al nuevo cabildo en el municipio indígena tzeltal de Oxchuc, no se derivaron de un capricho por parte del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), más bien, es el resultado del derecho de consulta que tienen los pueblos originarios de Chiapas, puntualizó Oswaldo Chacón Rojas, consejero presidente del Órgano Local.

Pasaron más de tres años para que se declarara que en la zona persistía el Sistema Normativo Interno y, a partir de ello, las comunidades fueron consultadas. Fue la Comisión de Paz y Justicia Indígena la que inició con los procedimientos legales en los organismos jurisdiccionales.

Después de las elecciones ordinarias de 2015, en Oxchuc se vivió un conflicto postelectoral que terminó de dividir a las comunidades y que derivó en la destitución de María Gloria Sánchez. Posteriormente, vino un litigio considerable que la regresó al cargo, después fue desaforada a solicitud de la autoridad y quedó en funciones un Concejo Municipal.

Los tribunales ordenaron al IEPC dar garantías y certidumbre a la consulta, el 5 de enero de este año se dieron a conocer los resultados del proceso: el 59.18 por ciento decidió que ya no quieren a los partidos políticos. Semanas después, el Congreso de Chiapas emitió un Decreto para que se diera el acompañamiento por parte del IEPC.

No obstante, para darle completa seguridad a los pueblos originarios en el estado, se necesita que los diputados legislen de manera más robusta sobre el tema.

“El derecho a la consulta indígena es un camino sin retorno, México ha firmado tratados internacionales donde se ha comprometido a respetar este derecho”, enfatizó el consejero presidente del IEPC.

Chacón Rojas aclaró que las prácticas de usos y costumbres aún prevalecen, pero las personas participan en elecciones con la representación de partidos políticos; lo inédito, dijo, es que ahora en ese ayuntamiento los comicios se efectuaron a mano alzada y con un resultado de “mayoría visible”.

Finalmente, consideró que, una vez celebrados los comicios en Oxchuc, otros pueblos originarios pueden mostrar interés de ser consultados (ya hay dos: Sitalá y Chilón), pero eso no quiere decir que de manera directa la mayoría elija la desaparición de partidos políticos.