Continúan afectaciones a la salud por calera

El Movimiento Salvemos al Cañón del Sumidero de la Rivera de Cahuaré confirmó que la empresa Cales y Morteros del Grijalva, sigue afectando a la salud de los más de dos mil personas aledañas, por lo que pidieron a las autoridades garantizar su derecho humano a un medio ambiente sano y clausuren las actividades de la empresa.

María Alejandra Aldama Pérez, integrante del Movimiento, indicó que el año pasado se renovó el permiso de forma indebida y con apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Agregó “ven los problemas ambientales como un negocio, pero ahora la línea es otra con esta nueva gestión, por lo que esperamos una intervención efectiva”.

Informaron pese a ser clausurado el banco de materia de forma definitiva y dos graveras más, la planta sigue con sus operaciones normales, ya que compran la piedra ya triturada para obtener la cal hidratada, lo que lleva a la continuación de sus operaciones.

La integrante del Movimiento detalló que el polvo sigue con afectaciones a los más de dos mil habitantes aledaños a la empresa. Además, pese a que ya no realizan detonaciones con dinamita, los procedimientos se realizan, lo que continúa con las enfermedades respiratorias.

“En la madrugada, entre las 2 y 6 de la mañana, somos víctimas del gran ruido, las nubes de polvo que llegan hacia nosotros y los olores fétidos que inhalamos, lo que vulnera nuestro derecho humano a una vida libre de contaminación”, afirmó.

Por su parte, Mario González Hernández, determinó que el Movimiento busca el cuidado del ambiente y la protección del derecho humano a una vida libre de contaminación, quien afirmó que existe una mayor apertura con este nuevo gobierno para ejercer acciones en contra de esta empresa.

Además, manifestó que una gran parte de las personas tiene una conciencia de resistencia para que se vaya la empresa, sin embargo, aún existe un sector de la comunidad que la toma como beneficiosa.

Los integrantes indicaron que actualmente fundamentan sus esperanzas en el nuevo gobierno, ya que desde hace varios años han tratado de que esta empresa sea reubicada por las afectaciones a la salud, al punto de que pidieron la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

La Comisión emitió un proyecto de reconciliación el año pasado, sin embargo, el Gobierno del Estado y la Procuraduría Ambiental de Chiapas no cumplieron, por lo que se cerró el caso, pero con este cambio de gobierno, esperan se vuelva a tocar el tema.

Por tanto, el Movimiento Salvemos al Cañón del Sumidero de la Rivera de Cahuaré, realizó un exhorto a los tres niveles de gobierno para atender el caso de manera urgente ya que debido a que en el anterior sexenio no se procedió conforme a derecho.