En vísperas del inicio de la administración federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador, que considera el inicio de la cuarta transformación, diversos actores políticos demandan al gobernador electo, Rutilio Escandón Cadenas, una revisión exhaustiva a la nómina del Ayuntamiento ocosinguense, donde es evidente el nepotismo.

Para José Luis Gutiérrez Pérez, quien se identifica como un seguidor del presidente electo, “es inadmisible que un presidente municipal contradiga con sus acciones los planteamientos de Andrés Manuel e incluso de lo que ha pedido el gobernador electo Rutilio Escandón que exige cero nepotismo en los Ayuntamientos, mientras que en Ocosingo y familias completas están incrustadas en el Ayuntamiento”.

Por ejemplo, la familia Oropeza completa prestan sus servicios en la presidencia, en el DIF pese a que cse desempeñan con egocentrismo, carencia de calidad y trato humano, es muy evidente la forma déspota con que tratan a la ciudadanía e incluso presuntamente familiares en primer grado y segundo grado del presidente municipal Jesús Oropeza Nájera se encuentran laborando en la administración municipal; sostiene el denunciante.

“El presidente municipal que, no logro solo el triunfo en las elecciones, sino por el efecto Obrador debe de seguir los lineamientos del presidente electo para la cuarta transformación y si ahora que tiene la oportunidad de corregir por cuenta propia no lo hace, los ciudadanos pedirán formalmente a las instancias correspondientes hagan cumplir la ley como debe ser”.

Cabe destacar que, de acuerdo a información proporcionada por allegados del propio Ayuntamiento ocosinguense, existen servidores públicos que incrustaron a sus cónyuges en la nómina, y presuntamente ex trabajadores que tienen demandado al municipio por laudos laborales están prestando sus servicios utilizando prestanombres y en otros casos, personas que cobran y no se presentan a laborar.