Desfalco del Ayuntamiento de Tuxtla por 2 mdp

El Ayuntamiento Municipal de Tuxtla Gutiérrez encabezado por Carlos Morales está obligado a trasparentar más de un millón 890 mil pesos que en la coyuntura de transición administrativa fueron pagados a un particular por la renta del ‘Mercadito Santo Domingo’, sufragando la renta de 21 meses, no obstante solamente se ocupó por seis en el marco del plan de reordenamiento comercial del otrora alcalde Fernando Castellanos.

La síndico del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez, Karla Burguete Torrestiana confirmó que el contrato feneció en agosto del 2018, con pagos mensuales de 90 mil pesos a un particular al que le fue contratado la renta del espacio.

Al contrastar el pago de la renta confirmado por el Ayuntamiento Municipal con respecto de los trabajos finales de remodelación del ahora mercado abandonado en noviembre del 2016 se obtienen cifras de consideración.

Se habrían pagado más de un millón 890 mil pesos por concepto del pago de rentas de 21 meses con un monto parcial de 90 mil pesos en cada emisión de noviembre del 2016 a agosto del 2018. Sin embargo, el mercadito bautizado institucionalmente como ‘Tianguis Urbano Tuxtla -Santo Domingo’ nunca fue ocupado en totalidad, dado su mala ubicación comercial.

Además, a unos seis meses de habilitado prácticamente fue abandonado, quedando en él solamente unos cinco puestos comerciales de un total de 48 espacios comerciales, sin embargo la renta mensual, según confirmó la síndico del Ayuntamiento continúo siendo pagada hasta agosto del 2018.

Ante estas irregularidades, el ayuntamiento municipal encabezado por Carlos Morales habría de realizar una investigación concluyente, toda vez que en los trabajos de entrega-recepción, los contratos y subcontratos fueron revisados y el equipo de transición no emitió observaciones ante el pago excedente.

Es decir, las actuales autoridades municipales conocieron del contrato, el beneficiario y por omisión participan en el desfalco por unos dos millones de pesos al Erario capitalino.

Al respecto, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio Servicios y Turísticos (Canaco-Servytur) en la capital, Óscar Gabriel Corzo Tovilla, reconoció el proyecto como una propuesta alternativa para reducir el ambulantaje en la ciudad, aunque evidentemente fracasó.

Dijo que pocos ambulantes accedieron a formalizarse y por ende tuvieron disponibles varios locales en el mercadito que estaba mal ubicado y nunca fue difundido por ser visitado.