Escuela permanece tomada por conflicto entre maestros

Desde las seis de la mañana de este lunes padres de familia y maestros han tomado las instalaciones de la Escuela Secundaria Federalizada Moisés Saénz Garza, por un conflicto generado entre docentes denominados como “democráticos” y “charros”.

En el lugar padres de familia dieron a conocer que desde el año 2016, 43 maestros dejaron de dar clases en la institución debido a un dictamen que emitió la Secretaría de Protección Civil sobre las malas condiciones de la escuela, las cuales en ese momento no eran aptas para impartir clases.

En una segunda opinión otro grupo de padres manifestó que existe un interés por parte de autoridades estatales para apropiarse de estos terrenos, por eso se han realizado una serie de acciones que caen dentro de la ilegalidad.

Durante el tiempo que no impartieron clases, estos espacios fueron otorgados a maestros interinos, los cuales no han recibido el pago correspondiente por esta labor, lo que motivó a que un grupo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación tomara la entrada principal de la escuela.

Además de ello se dio conocer que en días pasados se llevó a cabo una votación para que se determinara si los docentes regresaban, quedando 92 votos a favor contra 76 en contra, sin embargo, este acuerdo no fue respetado.

Por un momento la situación se salió de control cuando los 43 docentes en cuestión arribaron a la escuela ubicada en la zona Sur de la ciudad para retomar los espacios, pero les fue impedido el paso por los integrantes de la CNTE.

Se formaron dos grupos que intercambiaron gritos, insultos y en un caso dos mujeres se tiraron de golpes, alegando tener razón del reclamo realizado.

Edgar González Gutiérrez, director de la escuela, dio a conocer que el conflicto podría traducirse como de intereses entre los dos grupos, no obstante, consideró que lo que debería respetarse es el resultado de la votación, así como el hecho de que los 43 maestros estuvieron comisionados este tiempo y son quienes tienen las bases, además de que luego de las reparaciones realizadas a la infraestructura, la escuela está en buenas condiciones.

Los maestros democráticos no permitieron la entrada de los 43 docentes que se hicieron acompañar de las autoridades federalizadas del nivel secundaria, los cuales optaron por retirarse del lugar ante las acusaciones y el ambiente tenso que pudo haber derivado en un enfrentamiento.

Juan Pérez, el representante del grupo disidente, dio a conocer que el interés es el de dotar a los menores de maestros capacitados, preparados, además de que no podían pasar por alto el hecho de que a los interinos no se les pague el tiempo laborado.