El sector electricista prevé que sea para este 2019 cuando se publique la Norma Oficial Mexicana 2018 sobre instalaciones eléctricas que traería al menos mil quinientos cambios para construir conforme a las nuevas necesidades de consumo eléctrico en inmuebles del país para no correr riesgos.

El Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas de Chiapas destacó que a nivel nacional, los colegios de profesionistas del ramo realizaron sugerencias y propuestas para poner al día una norma que garantice seguridad a las nuevas construcciones que siguen haciéndose con lo establecido en la NOM del año 2012.

Y es que, consideran, desde esta época ha habido muchos cambios porque las necesidades de consumo de energía eléctrica en prácticamente todos los inmuebles, sean habitacionales, de negocios o cualquier otro giro, se han diversificado y crecido de manera notable.

Respecto de las construcciones para uso residencial, recordó el sector que hay muchas casas que no están preparadas para incorporar más aparatos electrónicos a través de multicontactos, extensiones y enchufes caseros y corren riesgo.

Añadió que las personas están incrementando notablemente el uso de aparatos que consumen luz eléctrica como cargadores, consolas, más televisiones en casa, entre otros y lo accesible es incrementar los enchufes a través de multicontactos o extensiones.

Sin embargo, la capacidad de consumo en las viviendas de años atrás no es la adecuada para seguir conectando muchos aparatos y lo pertinente sería incrementar esa capacidad con instalaciones adecuadas dictadas por un profesional del área.

En ese sentido, indicó que se han entablado reuniones de trabajo con los desarrolladores de vivienda para hacer sinergia y empezar a construir conforme a la nueva norma, que es donde ya se prevén esas disposiciones.

La necesidad real es empezar a la brevedad a ejercer los cambios que vienen para todas las construcciones que están en proceso y recomendar a la población en general que si requiere más contactos, éstos deben estar respaldados por un profesional, pues desbordar la capacidad de las instalaciones conlleva riesgos serios para los usuarios de todo inmueble.