Exigen agilizar trámites migratorios

La crisis migratoria en la Frontera Sur del país se agudiza; mientras en el interior de la Estación Migratoria Siglo XXI existen manifestaciones de inconformidad permanentes, en el exterior miles de extracontinentales solicitan atención de las autoridades.

El Instituto Nacional de Migración (Inami) ha otorgado una veintena de Oficios de Salida a cubanos pero no para que viajen al norte del país, sino para que se presenten ante la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) e inicien un proceso para su regularización de estancia por razones humanitarias.

Es el caso de Alexey González Santana y tres integrantes de su familia, quienes el pasado 3 de mayo recibieron el documento y abandonaron las instalaciones migratorias y quisieron viajar vía aérea hacia la Frontera Norte, pero no se los permitieron y determinaron “seguir el trámite para lograr la estancia legal en México”.

Fueron 35 días que permaneció interno junto con su esposa e hijos en esa garita a la que tuvo que regresar para “firmar un documento que establece que sigo en Tapachula”.

Otros isleños que también han sido liberados denuncian el hacinamiento que existe al interior de la Estación Migratoria, presuntos malos tratos e incluso la venta de tiempo aire para poder comunicarse por teléfono.

Se advierte que ante esa situación podrían darse nuevos motines y fugas masivas de esas instalaciones, aunque en los portones principales fueron atravesadas unidades vehiculares del Inami como una forma de reforzar la seguridad.

Extracontinentales

En la explanada externa, unos tres mil extracontinentales, principalmente de diversas naciones de África, se concentraron este lunes para solicitar a las autoridades migratorias la agilización de sus trámites que les permitan su legal estancia en México y poder continuar su camino hacia los Estados Unidos.

Estos se molestaron cuando salieron funcionarios del Inami a decirles que “no los podían recibir ante los problemas que se presentan al interior de la Estación Migratoria y tenían que seguir esperando otros días”.