Ichtli, la melena tradicional del Parachico

Todo inicia con la cosecha de la lechuguilla del maguey en la zona de la Depresión Central de Chiapas, en donde después de algún tiempo de crecimiento, los talladores recolectan los cogollos, que son las hojas centrales del agave para después tallarlas y obtener la fibra.

La materia se pone a secar al sol, posteriormente se endurece la fibra vegetal mejor conocida como ixtle, en náhuatl ichtli.

Por su resistencia y durabilidad es utilizado para usos industriales, domésticos y textiles.

Al respecto, José Humberto Champo Nulutagua, con más de 15 años de experiencia, emplea el ixtle para la elaboración de monteras o pelucas tradicionales que serán usadas en enero por los Parachicos en la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo y la danza del Torito, en Suchiapa.

El artesano moldea en una vasija para tejer el hilo cañamo, la malla o base en donde se coloca el ixtle semejando el cabello rubio en burla de los antiguos españoles.

“La elaboración de monteras es temporal, sin embargo, es un oficio que nuestros padres y abuelos nos enseñaron a preservar, por eso lo llevamos en el corazón como danzantes y artesanos”, explica José.

El proceso lleva de dos a cuatro días, y cada una oscila de cuatrocientos hasta los mil 500 pesos, dependiendo el tejido y tamaño.

A pesar de las dificultades, José y su familia trabajan con pasión para no dejar morir un acervo que sigue vivo en los diferentes pueblos de Chiapas.