“Me parece un gasto irresponsable y mal implementado, la pasada legislatura no acabó de entender que tenían cinco millones de patrones y no sólo uno”, así lo afirmó Bárbara Mañón, diputada local y presidenta de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado, frente a los gastos que se realizaron en la anterior legislatura.

En la pasada legislatura, se realizaron gastos exhorbitantes en buscar sedes para sesiones del pleno, además de que fue remodelada la oficina de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, ante ello, la diputada local refirió que los diputados y diputadas de ese momento no acabaron de entender lo que necesariamente era su función.

El pasado 13 de abril de 2016, la oficina de la mesa directiva del Congreso del Estado, realizó un gasto de 186 mil pesos en su renovación, pese a que en la Legislatura LXV ya lo habían hecho.

En ese mismo año, del 15 de abril al 15 de septiembre, el pleno del Congreso del Estado realizó sesiones en siete diferentes sedes fuera del estado, en el cual gastó un millón 62 mil 743 pesos: de ese recurso, 380 mil 743 pesos se destinaron para café y galletas.

Ante este panorama, la diputada Mañón detalló que dentro del Congreso del Estado se realizan procesos para ser eficientes con el dinero, por lo que, actualmente mencionó “están comprando lo esencial”.

Asimismo, afirmó que aunque han sido ampliamente criticados por los procesos de austeridad, lo hecho por los anteriores diputados, no volverá a pasar en la presente legislatura. Agregó “este tipo de cosas no existirán, decidimos platicar sobre ello, muchos de los diputados pidieron no generar un gasto por galletas, ellos afirmaron que llevarían sus cosas en topers”.

La diputada Mañón indicó que es absurdo que un legislador no pueda llevar sus enmiendas como lo hacen la gran mayoría de los trabajadores en Chiapas. De igual forma, reiteró que formalmente ya pidió a la Junta de Coordinación Política, se prohiban los plásticos para un cuidado ambiental.

Finalmente, agregó que los servidores públicos actuales deben de poner especial atención en el gasto que realizan, ya que tienen que ser conscientes del contexto económico que se transita, por que ese dinero es del pueblo.