La directiva del mercado público “Belisario Domínguez” dio a conocer que ese centro de abastos sufrió algunas fracturas peligrosas en la parte superior, por lo que es rehabilitado de manera urgente para echarlo a andar cuanto antes.

Sin embargo, no existe ningún dictamen por parte de Protección Civil o de especialistas en edificación, sobre la factibilidad de poner en marcha este inmueble a pesar de los daños que sufrió en el terremoto del 2017.

Se informó que los trabajadores de albañilería trabajan a toda prisa para cubrir las grietas, pero Protección Civil, no ha verificado el edificio.

Por otro lado, especialistas consideran que todos los locales tienen serios problemas de estructura, pues se observan grietas de todos los tamaños, por lo que consideran no es viable únicamente “echarle una repellada con cemento” y pretender ocultar un problema más serio.

Cabe destacar que este inmueble cuenta con 748 puestos de venta, nunca fue inaugurado oficialmente debido a problemas estructurales y su actual mesa directiva ostenta un padrón de 500 locatarios agremiados.