Cinco cuentistas reunidos en antología

Con el prólogo titulado “Del azul al rojo”, el narrador chiapaneco Luis Antonio Rincón García brinda una introducción para que el lector sepa lo que en páginas siguientes se encontrarán al leer la antología Bruñir la palabra frente a la hoguera, en la que participan cinco cuentistas originarios de Chiapas.

El autor de libro Perseo TS explicó durante la presentación, efectuada en Telar Teatro, que a cada cuentista le asignó un color debido a que, al ir leyendo cada propuesta, su mente la asociaba un tono, como por ejemplo: “Los cuentos de Gabriela Barrios tienen una tonalidad azul; en el caso de Tania Corzo no pude dejar de colorear sus historias con el amarillo; los de Roger me resultaron de un color metálico; para las historias de Pili Guillén el color, según yo, está emanado al blanco, y en el caso Marco Antonio Morales no hay de otra, el color es el rojo”.

Sostuvo que los cinco cuentos con los que participa Gabriela Guadalupe Barrios García están agrupados bajo el título “La escritura de un libro misterioso”, un conjunto de historias conformadas por “Azul”, “Lepidóptero”, “Juguetes”, “El primer vuelo” y “Blettodea”, que comienzan con circunstancias comunes, desencuentros, usando una estructura sencilla y amable que da pie a que el relato se desarrolle de manera natural, pero en determinado momento un detalle cambia el curso de la historia.

Sobre las narraciones de Tania Corzo, expuso que el segmento de sus cinco cuentos se llama “Sin salir de este mundo”, y del mismo se desprenden los relatos “Reencuentro”, “Traición”, “Fronteras”, “En el mar” y “Sol rojo”. En estos se encuentran personajes que apuestan por sus pasiones; momentos bisagra en los que en un acto posible, pero no por ello inesperado, cambian la perspectiva que alguno de los personajes tiene sobre la vida.

Roger Octavio Gómez participa con los cuentos “Ojos interminables”, “Mina del Rayo”, “Unos ojos que no caben en la cara”, “La nave del sol naciente” y “Tragedia domestica”, agrupados bajo el título “Soltar las riendas”. Tales cuentos dejan ver a un escritor atrevido, habilidoso, que corre riesgos, “que no se detiene a tener consideraciones con el lector y que es capaz de soltar las riendas de la historia y no perder el curso de ellas”, acotó Rincón García.

Otra escritora es Pilar Guillén, quien aporta los textos “Dulce viento”, “El ruido del agua”, “La estela de luz”, “La visita” y “Flores de Lucía”, bajo el título de “Habitación de fantasmas”. Sobre estos, Luis dice que “se trata de cuentos poblados por personajes construidos con ingenuidad”.

Por último se hablaron de los cuentos de Marco Antonio Morales con sus narraciones “La estatua de Mark Truento”, “La Máquina”, “Lecciones de arte” y Una apuesta” incluidos en la sección llamada “Burdel y muerte” en el que desde la primera línea puede verse el estilo y la propuesta que el autor ha de mantener en el resto de la trama dijo Luis Antonio.

Las narraciones de Bruñir la palabra frente a la hoguera fueron creadas en los talleres literarios que ha impartido el escritor Héctor Cortés Mandujano con este grupo de autores que encontraron cobijo para publicar sus obras en la editorial Tifón, con el diseño editorial de Juventino Sánchez Vera.