Crisis le pega a san valentín

En el marco de las festividades por el Día del Amor y la Amistad en la capital chiapaneca, la Profeco no realiza su trabajo de supervisar que los negocios exhiban los precios de los productos para evitar el alza desmedida ante la demanda por la ocasión.

El joven se detiene frente al aparador del negocio ubicado sobre la 2a Poniente, entre Avenida Central y 1a Sur de Tuxtla Gutiérrez. Mira los osos de peluche y los chocolates.

Ningún producto tiene precio a la vista y cuando pregunta casi se va de espaldas. Es el doble de lo que esperaba.

Cuestionado al respecto, el consumidor expresó su molestia por los exorbitantes precios de los productos, cuya demanda aumenta en esta época, tales como tarjetas, flores, osos de peluche, chocolates y hasta las habitaciones de moteles.

Durante un recorrido efectuado por este medio en el primer cuadro de la ciudad se corroboró que en ningún negocio había exhibidores de precios, ni siquiera un papel con un exhorto por parte de la Procuraduría Federal del Consumidor.

Al acudir a la oficina de la Profeco en el edificio anexo a la Torre Chiapas, la secretaria del delegado dijo que el funcionario no se encontraba, y que por "instrucciones de México no podían dar entrevistas ni datos, debido a la veda electoral".

Ciudadanos entrevistados al respecto indicaron que la apatía de la Profeco está mal.

"No tiene nada que ver con elecciones, pero si no quiere dar entrevistas a los medios al menos que haga su chamba y proteja al consumidor. No creo que eso también esté prohibido en tiempos de elecciones", consideraron.