El delegado general del festival de Cannes, Thiérry Frémaux, expresó su “tristeza” porque, debido al desacuerdo de Netflix con la ley francesa de exhibición de películas, el festival no podrá estrenar en competencia la película Roma de Alfonso Cuarón.

“Tengo tristeza por no poder acoger por primera vez en competición a Alfonso Cuarón y su película mexicana sobre su juventud”, declaró Frémaux en una rueda de prensa en la 71 edición del festival más prestigiado a nivel mundial. “Es una bella película” comentó.

Frémaux explicó que pidió a la plataforma audiovisual Netflix, propietaria del filme del director mexicano, que aceptara que la película se estrenara a nivel mundial durante el festival internacional de cine.

Pero la firma estadounidense rechazó participar con la película de Cuarón debido a que el festival de Cannes cumple con la legislación francesa relativa a los estrenos cinematográficos que obliga a las películas a ser proyectadas primero en salas de cine antes que en plataformas audiovisuales online.

La dirección de Netflix, que el año pasado participó en el certamen galo con varias películas, decidió este año no participar en el festival, por lo que rechazó la petición de Cannes de autorizar el estreno de la película de Cuarón y de otra cinta restaurada del mítico director estadounidense Orson Welles.

“Todo el mundo sabe que discutíamos sobre dos películas, la de Cuarón y la de Welles. Hay buena relación con Netflix. Es un problema jurídico francés” explicó el máximo responsable de la selección de película del festival de Cannes.