Luego de que Cuarto Poder diera a conocer el ajuste que se quiere hacer en la tarifa del pasaje del transporte público por parte de concesionarios, este jueves se dio a conocer que la propuesta es que este incremento sea de uno a dos pesos.

El dirigente de la Alianza del Autotransporte en Chiapas, Mario Bustamante Grajales, expresó que la Secretaría de Hacienda expuso en su momento que el pasaje debería elevarse a 9 pesos, pese a ello dijo que los transportistas no son quienes deben decir cuánto, pero si les preocupa el estado físico de las unidades en las que se presta el servicio y no sólo es responsabilidad del concesionario sino en primer lugar de las propias autoridades en el sector.

Indicó que el costo de los diversos insumos han rebasado el 100 por ciento y en el mejor de los casos, como lo fue el combustible, supera el 70 por ciento de diciembre pasado a la fecha, situación que han venido cargando con el consabido desequilibrio económico y la inseguridad que esto viene causando al usuario al no poder dar el mantenimiento adecuado al parque vehicular.

Refirió que sería una gran irresponsabilidad dejar esta carga al gobierno entrante, aunado a todos los problemas generados en el sector que no son fáciles de solucionar, por lo que esperan una respuesta pertinente para trabajar y contribuir al mejoramiento del sistema de transporte.

Expuso que existen cooperativas que se encuentran en una mala situación financiera porque adquirieron un crédito para comprar más unidades; por lo que reiteró la urgencia de hacer esta revisión, además, recordó que cada año pagan al estado imposiciones fiscales que han aumentado sustancialmente.

El líder transportista pidió que se de una respuesta oficial “no lo que quiera el transportista o el dirigente”, sino lo que de seguridad al público usuario.

La revisión del costo del pasaje y la situación financiera es un tema toral para el sector transportista, por lo que por enésima vez enviaron a las autoridades correspondientes, un documento con la finalidad de recordar e informar que en lo que va del sexenio no se ha podido revisar la situación económica por la que atraviesa el transporte en la modalidad de pasaje urbano y suburbano así como la modalidad de taxis.