Un jurado de una corte estatal en Brownsville, Texas, declaró al inmigrante mexicano Gustavo Tijerina Sandoval, culpable del homicidio en primer grado de un agente de la Patrulla Fronteriza que se encontraba fuera de servicio en agosto de 2014.

El veredicto del jurado podría conducir al mexicano, de 34 años de edad, a una sentencia de pena de muerte. La fase de sentencia en el proceso inició ayer por la tarde y podría prolongarse hasta la próxima semana.

El jurado de la Corte Estatal 197, a cargo de la juez Migdalia López, determinó que Tijerina Sandoval disparó y mató al agente de la Patrulla Fronteriza, Javier Vega Jr., el 3 de agosto de 2014 en la comunidad de Kingsville, Texas.

Tijerina Sandoval también disparó y lesionó al padre del agente fronterizo durante un presunto intento de robo en el que estaba acompañado por su cómplice, Ismael Hernández Vallejo.

Veja Jr. y su padre, Javier Vega, realizaban junto a otros miembros de su familia, un viaje de pesca al noreste de Harlingen, en el condado de Willacy. Vega Jr. intentó sacar su arma cuando los hombres se acercaron a la familia y recibió un disparo en el pecho.

Hernández Vallejo se declaró inocente de los cargos de homicidio capital (en primer grado) e intento de homicidio capital, y será juzgado por separado en agosto.

De acuerdo con las autoridades, la detención de Tijerina Sandoval y Hernández Vallejo, poco después del homicidio, permitió resolver una serie de robos a mano armada registrados en lugares de pesca remotos en el área de Río Hondo, en el sureste de Texas.

Los dos acusados han permanecido en la cárcel desde entonces sin derecho a fianza.