La Policía Antinarcóticos de Colombia decomisó seis toneladas de sustancias químicas destinadas a las mafias de traficantes de droga, en la población de Facatativá, en las afueras de esta capital.

Los agentes antidroga ubicaron “un camión que se desplazaba muy cerca a la población de Facatativá en el departamento de Cundinamarca, transportando unas canecas metálicas con sustancias químicas controladas en el interior”.

El análisis previo realizado a “la documentación registrada en una bodega de insumos en la zona industrial de Bogotá, dejaba ver lo que sería una falsificación y alteración de documentos, esto prendió las alarmas y se procedió a la revisión de cámaras de seguridad para identificar compradores y el vehículo que transportaba las sustancias químicas”.

En un retén policial el “ayudante y su conductor atendieron la orden de pare deteniendo la marcha del vehículo, al momento de verificar la documentación y cuando se realizaba el registro se encontró debajo de costales 37 canecas metálicas de 55 galones de capacidad cada una”.

En el mismo lugar el ingeniero químico de la Policía Antinarcóticos hace “las primeras pruebas en un par de tubos de ensayo para determinar el contenido líquido de las canecas”.

“Los reactores aplicados a la sustancia identificaron en un principio disolventes, entonces fue necesario realizar una segunda prueba, encontrando Metil-etil-cetona, Isobutanol y acetato de etilo, todas estas sustancias químicas controladas”.

La intención de las organizaciones narcotraficantes “es adquirir los productos en pequeñas cantidades en depósitos de la capital presentando documentación falsa de empresas fachada, después estos productos terminan en laboratorios de producción de alcaloides en el Magdalena Medio (centro de Colombia)”, según la investigación.