Pegada de Golovkin no es del otro mundo

Sin cambiar la estrategia y con una mejor preparación física, así llegará el boxeador mexicano Saúl “Canelo” Álvarez a la esperada pelea de desempate con el kazajo Gennady Golovkin, de quien dijo su pegada no es nada del otro mundo.

El “Canelo” intensifica su preparación rumbo a la pelea del 15 de septiembre en la T-Mobile Arena de Las Vegas, a la que llegará seguro de salir con el brazo en alto cuando rete a “GGG” por los títulos de peso medio del CMB y de la AMB.

“La primera pelea nos dio la pauta para ganar la revancha. No necesariamente tenemos que cambiar la estrategia; simplemente hay que agregar a lo que hicimos. Hay que tirar más golpes en cada asalto. Lo necesitamos hacer para que no quede ninguna duda. Para eso estamos trabajando en la condición física”, indicó Saúl.

En declaraciones que proporcionó “Golden Boy Promotions”, el ídolo tapatío (49-1-2, 34 KO) dejó en claro que “eso es lo que nos faltaba en la primera pelea para tirar golpes constantemente en cada ‘round’”.

Por ello reconoció que el trabajo físico es determinante, “hemos estado entrenando bien. Hemos estado trabajando fuerte en la condición física” para medirse con un rival (38-0-1, 34 KO) que, aseguró, no va a cambiar su estilo de pelea, “de siempre ir para adelante”.

El “Canelo” corre todas las mañanas, excepto los domingos. Lunes, miércoles y viernes hace trabajo de gimnasio y martes, jueves y sábado “sparring”, del cual realizará 66 “rounds” en esta, su tercera de ocho semanas que completará. Su dieta consiste en pollo, pescado y verduras.

Consciente de que ha enfrentado a rivales fuertes y complicados, el mexicano describió a Golovkin como uno de los más peligrosos que ha enfrentado, pero del que no sintió la pegada tan fuerte cuando se empataron en septiembre del año pasado.

“Tiene mucha experiencia. Me conectó con unos golpes, pero eso es debido a su experiencia, y podía ver sus golpes desde que los empezaba a lanzar (en la primera pelea). En el quinto asalto me conectó con un golpe que era para noquear a cualquier peleador. Fue entre la oreja y el cuello, pero no sentí nada”, añadió.

Agregó: “Él ha estado en las 160 libras por prácticamente toda su carrera. Siempre había dicho que cuando subiera a peso mediano me iba a enfrentar a los mejores. Se supone que él era el mejor, y me sentí bien en la primera pelea. Su poder no es algo fuera del mundo”.

De las declaraciones que ha lanzado el equipo de “GGG” para criticarlo por el problema del clembuterol, piensa que fueron más allá de lo que se necesita para vender una pelea, pero no entra en polémicas y lo demostrará en el ring.

“No sé por qué han estado agresivos en sus declaraciones, quizá por la rivalidad, no sé”, y aunque podría entenderlo de “GGG”, quien es su rival, “con Abel Sánchez (entrenador) no me preocupa para nada, porque a final de cuenta, ¿qué de él? Al final del día, él no se va a subir al ring conmigo”.

Tras reiterar que esas declaraciones las tomará como motivación para dar todo lo mejor en una rivalidad que ya se hizo personal, dijo que dedicará la pelea a la afición que siempre lo ha apoyado, a su familia y equipo de trabajo que encabezan Chepo y Eddy Reinoso, “será un gran combate”.