Damnificados por el sismo del pasado 7 de septiembre liberaron la carretera La Concordia - Tuxtla Gutiérrez, a la altura de la caseta de la Policía Municipal del ejido El Diamante de Echeverría, tras ser replegados por elementos policiacos que usaron gas lacrimógeno.

Los afectados, quienes mantuvieron un plantón por cinco días consecutivos para exigir recursos de la reconstrucción, aceptaron que una comisión de inconformes acuda a una mesa de diálogo en el Palacio de Gobierno.

Durante el desalojo habían sido detenidas dos personas que posteriormente fueron liberadas. Tras varios minutos de diálogo se alcanzaron acuerdos y hacia las 16:00 horas el tránsito vehicular volvió a la normalidad.

Como se recordará, el domingo pasado 8 de abril, unos 200 habitantes, procedentes de los ejidos El Ámbar, La Tigrilla, Juan Sabines y El Diamante de Echeverría, se apostaron sobre la vía e iniciaron el bloqueo total.

El pasado martes, los hombres y mujeres aceptaron a dar paso cada hora, pero no a retirarse del lugar, por lo que ayer jueves más de 300 elementos de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), arribaron sorpresivamente.

A un principio los damnificados se negaron a retirarse del lugar. Estaban firmes en su postura de no poner fin a su protesta hasta que hubiera una respuesta tangible a sus demandas.

En respuesta los uniformados arrojaron gas lacrimógeno que alcanzó a mujeres y niños. Por fortuna se privilegió el diálogo —posteriormente— y se evitó un enfrentamiento innecesario.

A muchos de los damnificados les falta recibir parte del recurso para completar lo asignado en cuanto a vivienda con daño total o parcial. Hay familias que no han recibido ni un sólo peso porque recibieron folio, pero no aparecieron en el sistema.