Habitantes del municipio de Las Rosas, denunciaron que durante las últimas semanas no han sido abastecidos de agua en la cabecera municipal, aun cuando van al corriente con el pago de su mensualidad.

Los inconformes revelaron durante la mañana de este martes, que cuando se acercaron a las oficinas del Servicio de Agua Potable y Alcantarilla Municipal (SAPAM), ubicado a escasos metros del parque central, éste se encontraba vació.

Ana Laura Solórzano denunció que las oficinas de SAPAM fueron “desmanteladas literalmente”, pues sólo encontraron tubos de plásticos tirados y varios destrozos.

Los pobladores, inconformes responsabilizaron a la actual alcaldesa Blanca Arolí Sánchez del municipio de Las Rosas y a su esposo Jorge Luis Cañaveral, de ordenar destrozar el equipo de bombeo, tubería de material PVC, cobre, entre otros.

A través de un documento hicieron un llamado a las autoridades estatales para no dejar estas acciones en la impunidad, ya que consideraron que el SAPAM es una institución pública que no debería ser saqueada, además de que la ciudadanía no debería pagar por la mala administración de las autoridades municipales con la escasez de agua.