La exprimera dama de Honduras, Rosa Elena Bonilla, fue capturada en su residencia en Tegucigalpa por elementos de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), por un presunto caso de corrupción.

La esposa de Porfirio Lobo, presidente hondureño de 2010 a 2014, fue detenida en su residencia del sector de El Chimbo, en el oriente de Tegucigalpa, y trasladada a la sede de la ATIC, de acuerdo con reportes de prensa.

Bonilla es investigada por la presunta transferencia irregular de 510 mil dólares de la cuenta bancaria de la oficina de Primera Dama a una cuenta personal, unos días antes de que Lobo entregara la Presidencia el 27 de enero de 2014.

El Ministerio Público conoció la demanda contra la exprimera dama en octubre de 2017, después que la Unidad Fiscal Especial contra la Impunidad de la Corrupción (Ufecic) y la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) iniciaron un caso en su contra.