En el primer mes del año, el número de connacionales repatriados de Estados Unidos a México se ubicó en 12 mil 024 personas, 90 por ciento de ellos hombres, dio a conocer la coordinadora nacional del programa Somos Mexicanos, del Instituto Nacional de Migración (INM), Gabriela García Acoltz.

Destacó que si bien llegan a la Ciudad de México tres vuelos semanales (lunes, martes y jueves) con 135 personas deportadas de la Unión Americana, todos los días entre 400 y 500 personas son regresadas a pie al país a través de la frontera norte, en cruces como Tijuana, Nuevo Laredo, Mexicali, Reynosa, y Ciudad Acuña.

“Por la ubicación geográfica del aeropuerto puede llegar a ser más visible, sin embargo la repatriación fuerte la tenemos en frontera”, abundó la funcionaria.

Sostuvo que en estos existe incógnita e incertidumbre entre los connacionales que se encuentran en Estados Unidos, y que no saben que podría pasar y cuál sería el proceso de repatriación ante la nueva política migratoria del presidente Donald Trump.

En ese sentido, García Acoltz abundó que la mayoría de los mexicanos en esa situación tienen más de cinco años fuera del país, y desconocen su país, además de que tienen desconfianza de las autoridades.

Recordó que el Instituto Nacional de Migración tiene dos procesos para los repatriados, que comprenden en un principio la recepción, donde se les otorgan servicios básicos como alimentación, comunicación con sus familiares en México y Estados Unidos, traslados a centrales de autobuses o albergues, servicio médico, constancia de repatriación y copia de su CURP si ya cuentan con ella.

Gabriela García Acoltz refirió que en la mayoría de los casos, los ciudadanos que regresan a México se comunican con las autoridades aproximadamente entre una semana o un mes después de que llegan al país.