Distinguen a tres arzobispos mexicanos

El papa Francisco distinguió a tres arzobispos mexicanos entregándoles la indumentaria litúrgica del Palio, símbolo de la unión con el romano pontífice, durante la fiesta de los santos Pedro y Pablo que presidió en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Como es tradición, durante la misa que congregó a miles de personas el papa festejó a los santos patronos de Roma y bendijo los Palios, fajas de lana blanca con cruces negras que los arzobispos suelen usar cuando presiden ceremonias solemnes.

De antiquísima historia, el Palio simboliza la comunión de las arquidiócesis del mundo con el centro de la cristiandad y representa la autoridad papal, a la cual están unidos todos los obispos del mundo.

Antes del inicio de la misa, el líder católico bendijo los Palios que fueron colocados en la tumba de San Pedro, bajo el altar mayor de la basílica vaticana, y al final de la misa fueron entregados a 30 arzobispos que fueron designados en sus puestos en los últimos 12 meses.

Entre quienes recibieron esa prenda destacan Carlos Aguiar Retes, arzobispo de la Ciudad de México; Leopoldo González González, arzobispo de Acapulco, y Pedro Vázquez Villalobos, arzobispo de Antequera, Oaxaca.

Procedentes de América Latina también fueron distinguidos pastores de Argentina, de Colombia y de Venezuela. Además el cardenal Aguiar Retes fue elegido para ser uno de los pocos purpurados que concelebró con el papa en el altar mayor de San Pedro.

Para la ocasión, muchos obispos y fieles mexicanos viajaron a Roma. La delegación oficial de México en estas celebraciones estuvo encabezada por Roberto Herrera Mena, director general adjunto de Asuntos Religiosos de la Presidencia de la República y por el embajador de ese país ante la Santa Sede, Jaime del Arenal Fenochio.