Doctor Salvaje gana a la mala

Con algunas modificaciones en el cartel de última hora, pero cumpliendo como debe ser, así fue el regreso de las funciones de la Lucha Libre a la capital del estado. En la contienda estelar destacó la presencia de Doctor Salvaje, que con esta presentación inició su gira de despedida como luchador profesional y que estará terminando en el mes de octubre.

Fue hasta la cuarta lucha cuando los ánimos de los aficionados estaba en su punto para recibir la batalla estelar. Todo comenzó con la presentación de los elementos: por una de las esquinas hicieron acto de predica Capitán Furia y Doctor Salvaje, mientras que por los técnicos salieron Grandaman y Torbellino.

Una batalla donde los castigos, las llaves a ras de lona y el colmillo largo y retorcido se hicieron presentes por ambos bandos, ya que los cuatro elementos sobre el encordado cuentan con una amplia experiencia en los encordados.

La primera y segunda caída se repartieron para los dos bandos, quedando pendiente la tercera, en la cual la moneda se mantuvo en el aire, pero al final el galeno aprovechó que el réferi no estaba atento y le quitó la máscara a Grandaman para después ponerlo espaldas planas y esperar el conteo que significó el triunfo del rudo, haciendo que algunos aficionados gritaran de coraje y otros de emoción.

De esta manera, Doctor Salvaje cumplió con su primera batalla de despedida, sabiendo que le quedan pocas caídas por cumplir arriba del encordado, por lo que trata de disfrutar cada momento como desde hace tres décadas.

Pero no fue la única batalla, ya que también en la semifinal se presentaron New Fire Jr., Murcy Jr., Asmodeo; fueron los dos primeros los que protagonizaron la batalla, dejando a los aficionados con la boca abierta con los vuelos y castigos que aplicaron.

Mientras que en la segunda batalla se presentaron Lluvia de Estrellas y Arion, para enfrentar a Star Boy y Arjen, siendo estos dos últimos los ganadores, pero no de la mejor manera. En tanto que en la batalla inicial, Misionero se quedó con la victoria ante Minotauro, en una batalla mano a mano a una sola caída.