Doctor Salvaje ya sabe cuándo será la última batalla
Su primer acercamiento a un gimnasio fue en enero de 1983 y este 2018 pondrá fin a su carrera. Correría. Cortesía

La fecha está puesta: el 21 de octubre, el luchador rudo y chiapaneco Doctor Salvaje estará diciendo adiós a los encordados como gladiador profesional, para poner fin a más de tres décadas de manera ininterrumpida a su carrera, por lo que tiene contemplada una gran fiesta, su fiesta.

Doctor Salvaje tomó su nombre de batalla en alusión a uno de sus profesores, el Doctor Quiro, y Salvaje, por un evidente estado de cólera, un trance de salvajismo que vivía cuando ingresaba al cuadrilatero para entrenar o a luchar; además de que en algún momento trabajó en una farmacia y adquirió algunos conocimientos sobre medicamentos.

El gladiador rudo, con una sonrisa y con el recuerdo en los ojos, narra y se remonta a esa niñez, cuando la ilusión alimentaba su imaginación y, sin importarle las burlas, buscó forjar su sueño y sobresalir en el deporte de sus amores, como él lo llama.

Su primer acercamiento a un gimnasio fue en enero de 1983. Recuerda que su primer día de preparación no fue lo que esperaba, pues se llevó una golpiza como las que se acostumbraban en esos tiempos, como prueba para el novato, quien demostraba su interés al regresar al día siguiente.

Entre los rivales más fuertes y reconocidos del Doctor Salvaje figura Guerrero Zulú, pero sin duda alguna el más odiado es Grandaman, quien lo despojó de la incógnita de su máscara, un preciado tesoro, el 30 de agosto del 2008, por lo que fue hace ya diez años que la gente conoció su identidad.

De igual forma le tocó lidiar con rivales que llegaban a invadir la capital chiapaneca, como El Corsario y As del Espacio, provenientes de Villahermosa, pero no eran los únicos, ya que en el ámbito local buscó el campeonato mundial de peso semicompleto, que era ostentado por El Gringo, pero no tuvo la oportunidad de retar a este gladiador, ya que no pertenecían a la misma división.

Una de sus últimas rivalidades fue con el Capitán Furia, quien le despojó de la cabellera por primera vez el 18 de noviembre del 2012, una de las apuestas más dolorosas, junto con la de la máscara en la carrera del gladiador chiapaneco.

Esa y muchas historias más fueron las que vivió el gladiador, quien cerrará su última página este 21 de octubre, teniendo como escenario el Salón Suterm, donde esperar reunir a otras leyendas del pancracio mexicano para rendirles un homenaje y hacer una gran fiesta.