Actualmente el 70% por ciento del maíz que es utilizado para la elaboración de diferentes alimentos, entre ellos la tortilla, es proveniente de los Estados Unidos de América (EUA), por lo que sería sensato voltear a ver la importación desde otros países ante las amenazas del presidente Donald Trump.

Lo anterior fue señalado por José Ramón Salazar Ballinas, presidente de Industriales de la Masa y la Tortilla Somos Chiapas, quien aseguró que hace algunos años nuestro estado producía alrededor de un millón de toneladas de dicho grano anualmente.

“Hace 15 o 10 años Chiapas producía cerca de un millón de toneladas de maíz. Un grano bueno, del blanco que era destinado para el consumo humano. Ahora si se llegan a 250 mil toneladas es un récord; hasta eso, este maíz es mayoritariamente forrajero, utilizado para alimento de aves”, enfatizó.

Ante la disminución en la producción de este producto, derivado de las deficientes políticas públicas, principalmente federales, México tuvo que aumentar año con año su importación de maíz hasta llegar al actual 70%, haciendo a un lado a los productores locales.

A la llegada de Trump a la presidencia del vecino país del Norte, este ha dicho que aumentará los impuestos a los productos que salgan de EUA hacia las distintas naciones, aumentando también los precios de todos los alimentos integrados por este grano.

“Si sabemos aprovechar la coyuntura que Estados Unidos nos está haciendo, tenemos que ser inteligentes para voltear a otros mercados como Brasil y Argentina, quienes son excelentes productores, por lo que no hay limitantes en caso de que se cierre el Tratado de Libre Comercio (TLC)”, agregó.

Mencionó también, que Chiapas tiene todas las características naturales, humanas y tecnológica para ser un gran productor del grano básico, pero las políticas públicas se han vuelto un impedimento para ello.