En marcha el Programa de Teatro Escolar
La obra trata sobre el derecho a ser diferente. Cortesía

En julio de este año circuló el nombre del proyecto ganador de la convocatoria del Programa Nacional de Teatro Escolar para el estado de Chiapas, y se trata de la obra Los cuervos no se peinan, de Maribel Carrasco, bajo la dirección de Darinka Ramírez, con la participación de la compañía Laboratorio de Creación Escénica La Clepsidra.

Pero es ahora, en el mes de octubre, que las funciones de este espectáculo comienzan, por lo que la directora del montaje se encuentra muy emocionada de poner en marcha este programa de alcance nacional.

Vía telefónica, Darinka cuenta que Los cuervos no se peinan es “una partitura para niños con plumas en la cabeza que nos habla del amor a la familia, de los deseos personales y sobre un cuervito niño que desea ir al escuela y que se tiene que enfrentar al bullying por ser diferente”. La pieza, en pocas palabras, “habla del derecho a la diferencia”.

Ramírez, nos adentra en la historia creada por Maribel Carrasco: “Sucede que va una mujer que quiere ser madre, cuando de pronto, caminando por la calle, le cae un huevo en la cabeza. El huevito la sigue hasta la casa de la mujer llamándola ‘mamá’, por lo que ambos deciden unir sus soledades y se hacen familia y de ahí parte la historia”.

La directora teatral afirma que esta diferencia se hace más visible en este mundo globalizado, que busca que todos estemos dentro de un sistema y que todos estemos uniformados y respondamos a los cánones de moda, a tratar de ser iguales. “Las particularidades, la propia identidad, es algo muy difícil de poder tener ahora en estos días, de poder consolidar tu propio ser cuando hay tanta demanda de entrar en un sistema. Entonces, lo que la obra nos cuenta es sobre el derecho de ser quien tú eres, no importa si tienes una capacidad diferente de tu aspecto físico, de tu ideología, de lo quieres; es el derecho a ser distinto y a la tolerancia de todos”, afirma.

La obra, que tendrá 60 representaciones, cifra que marca el programa, cuenta con la participación de 15 personas en la producción, mientras que en el escenario solo están un actor, una actriz y un titiritero. Con esta pieza teatral, la compañía apuesta por el trabajo del cuerpo y la interpretación individual, dejando de un lado el texto y dándole más peso a las imágenes que se puedan lograr en el montaje.

Sobre qué le llamó la atención del texto, la entrevistada comparte que fue lo poliescénico de la dramaturgia; es decir, que se puede interpretar de distintas maneras. Darinka agrega que el crear esta obra fue una invitación a poder hacer uso de las diversas herramientas que ha adquirido en su camino como creadora.

Los cuervos no se peinan es una obra creada para los niños de los Altos de Chiapas, que si bien es apta para todo el público, va dirigida a pequeños de 6 a 12 años. Hasta el momento se han presentado 7 funciones de 60 que marca el programa. Para esta edición las funciones se realizarán en San Cristóbal, Bochil, Larráinzar, Pantelhó y, solo un par de estas, en Tuxtla Gutiérrez.