Erwin Rabaza recibe una “papa caliente”

Una “papa caliente” es la que recibió Erwin Rabaza al asumir como director general del SMAPA. Dijo “conocer” bien las carencias en ese organismo descentralizado, pero sin duda ignora a detalle las implicaciones. Justo cuando le tomaban protesta estallaba el paro laboral, mismo que se disolvió más tarde, condicionadamente.

Persiste la falta de agua, los drenajes colapsados y más recientemente los socavones; este último apenas la punta del iceberg de un problema que implican tuberías obsoletas con más de 40 años. También persisten 160 juicios y cuatro recomendaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), entre estas por presunta violación de derechos humanos y despido injustificado.

El pasado lunes por la mañana, cuando el edil Carlos Molano presentaba como Director General del SMAPA a Erwin Rabaza, trabajadores sindicalizados iniciaban el paro laboral. Exigían precisamente la salida del director administrativo Jonathan Díaz.

La tarde del lunes fue la reunión donde Erwin Rabaza Suárez y los trabajadores sindicalizados acordaron normalizar las actividades al interior del Organismo Operador de Agua.

La base trabajadora del Sutsapa y Stsmapa otorgaron al director su voto de confianza para dar atención y cumplimiento a las prestaciones laborales que actualmente se encuentran rezagadas y que están enmarcadas en el Contrato Colectivo de Trabajo.

Asimismo, acordaron establecer una mesa permanente de diálogo para informar sobre el estado financiero y técnico que guarda el Smapa. Sin embargo al solicitar un aproximado de lo ingresos y egresos mensuales del Smapa, la información no fue proporcionada a este medio. No hay transparencia.

En días recientes comenzaron a surgir en Tuxtla varios socavones. Van cinco al momento. Cada uno tendrá un costo aproximado de 40 mil pesos, dijo el alcalde capitalino. Es decir unos 200 mil pesos, por el cambio de tuberías, pozos de visita y concreto hidráulico.

Lo que preocupa es que el mismo edil reconoció que “en breve podrían aparecer más socavones, pues las tuberías superaron su promedio de vida de 30 años. Muchas son de hasta 40 años”. Y no hay dinero previsto para ello.

Ya antes, el edil reconoció que el SMAPA les causó un “dolor de cabeza” con pagos millonarios que el Ayuntamiento tuvo que saldar.

Raúl Contreras Ramírez y Ulises Abenamar Sánchez Pérez, ex trabajadores y ex dirigentes del Sutsapa, quienes están resguardados bajo medidas cautelares de acuerdo con la recomendación CEDH/001/2018-R, denunciaron que alrededor de 400 trabajadores fueron despedidos del SMAPA durante la presente administración municipal.

Los agraviados acusaron que fueron sujetos de “amenazas e intimidaciones” por parte del ex director administrativo Jonathan Alejandro Díaz Gallegos, quien apenas el miércoles fue relevado del cargo, y del ex subdirector de recursos humanos, José David Pereyra Moreno entre otros.

Así, agregaron, mantienen demandas de juicios laborales ante la Junta de Conciliación y Arbitraje número 3 por despido injustificado. Exigen el pago de sueldos y prestaciones, estas demandas se suman a las 158 más de ex empleados que reclaman la restitución y el pago de diversas prestaciones como el acumulado de los 56 millones de pesos, por el Fondo de Pensiones, indicaron.

Por si fuera poco, la ciudad enfrenta un serio problema de desabasto de agua que cada día se acrecienta en las casi 600 colonias que tiene la capital, donde las fugas y un bombeo raquítico están llevando al SMAPA al colapso institucional que demanda acciones urgentes.