Los gobiernos europeos deben tener el “sentido común” de poner fin a las políticas que obligan a las personas a permanecer atrapadas en Libia o a morir en el mar, urgió la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF).

En un comunicado publicado en ocasión de la reunión del Consejo Europeo en la que uno de los temas centrales es la migración, MSF denunció que la semana pasada murieron 220 personas ahogadas en su intento de cruzar el mar Mediterráneo.

Dijo que los gobiernos europeos financian, forman y equipan a la Guardia Costera del país africano para que pueda interceptar barcazas a la deriva y enviar a sus ocupantes a Libia, donde son detenidos bajo condiciones inhumanas.

Recordó que hasta hace poco tiempo, los mismos gobiernos europeos condenaban los informes sobre la existencia de mercados de esclavos en Libia.