Facebook vuelve a confundir arte con pornografía

Todos sabemos de sobra que la mayoría de las redes sociales cuentan con reglas muy estrictas sobre la publicación de desnudos, algo que ha generado polémica en infinidad de ocasiones. El problema es que no son capaces de distinguir entre un desnudo y una obra de arte.

Esta vez la censura le tocó a una escultura de 30 mil años de antigüedad: la Venus de Willendorf, una obra que forma parte de la colección del Museo de Historia Natural de Viena.

La internauta Laura Ghianda, una apasionada del arte en general, subió a su cuenta de Facebook una foto de la obra de la Edad de Piedra y, a los pocos minutos, fue borrada por la famosa red social, tal y como informó The Art Newspaper.

La red social de Mark Zuckerberg justificó la acción con el ya conocido mensaje automático de “contenido inapropiado”, asegurando que lo que ahí se mostraba era “pornográfico”. La internauta intentó cuatro veces apelar la medida, pero no tuvo éxito.

La polémica ha sido grande en el espacio cibernético, ya que los internautas aseguran que las imágenes vetadas son arte. A principios de 2016 la red social suspendió la cuenta de un usuario francés que había compartido un cuadro de Coubert llamado El origen del mundo.

El francés acudió a la justicia para exigir la reactivación de su cuenta con la libertad de expresión en las redes sociales como máximo argumento. La compañía de Mark Zuckerberg utilizó todas sus armas jurídicas para evitar a la justicia francesa, argumentando que solo las autoridades estadounidenses podían juzgar a la empresa, domiciliada en California. El Tribunal de Apelación de París confirmó la competencia de la justicia francesa para juzgar a Facebook.