El danés Per Kirkeby, considerado unos de los artistas más influyentes de la posguerra europea, falleció a los 79 años, indicó este jueves una galería de Londres.

Conocido como pintor pero también como escultor y cineasta Kirkeby, cuya obra gira entorno al paisaje, la luz y el color, falleció en Copenhague, su ciudad natal, anunció la galería londinense Michael Werner.

“En sus cinco décadas de carrera desarrolló una paleta personal y un vocabulario de imágenes, derivadas principalmente de la observación del mundo natural”, indicó la galería.

Cuando era estudiante de historia natural y geología, en los años 1950, Kirkeby participó en varias expediciones al Ártico y a Groenlandia, unos viajes que les inspiraron su estilo, descrito a veces como un ”proceso de sedimentación”.

Calificado de “rey” de los pintores daneses por la prensa del país, Kirkeby sufría una lesión cerebral desde 2013, cuando se cayó en las escaleras. Dos años después anunció que dejaba de trabajar, según la agencia de noticias Ritzau.

En los años 1960 Kirkeby empezó a experimentar con la arquitectura y en 1973 presentó su primera escultura con ladrillos, inspirada de la arquitectura maya.

En 1996 trabajó con el cineasta danés Lars von Trier en su película Breaking the waves. También creó el vestuario y el diseño escénico en dos producciones del ballet de la ciudad de Nueva York, El lago de los cisnes (1999) y Romeo y Julieta. Kirkeby estaba casado y tenía cuatro hijos.