Federación y Estado buscan terminar con conflicto agrario

Tanto el titular de la Unidad para la Atención de Organizaciones Sociales de la Secretaría de Gobernación, Francisco Yañez Centeno como el Secretario General de Gobierno, Juan Carlos Gómez Aranda, dieron a conocer los avances que se tienen para dar cumplimiento al fallo del Tribunal Unitario Agrario, respecto al proceso de delimitación de 364 hectáreas que se disputan los municipios de Chalchihuitán y Chenalhó.

Francisco Yáñez Centeno reconoció la disposición de ambas partes de encauzar sus diferencias por la vía institucional, a fin de resolver el conflicto social-agrario que persiste desde 1973, derivado de los trabajos de reconocimiento y titulación de los bienes comunales de Chalchihuitán, que en su momento realizó la extinta Secretaría de la Reforma Agraria.

Durante esta reunión, el Subprocurador General de la Procuraduría Agraria, Eduardo Alvizu Rentería, resaltó la importancia de que en la definición de sus límites ambas comunidades cumplan con lo que establece el fallo del Tribunal Unitario Agrario, a lo que las autoridades de los bienes comunales de Chalchihuitán y Chenalhó acordaron nombrar en Asamblea a sus representantes para acompañar los trabajos.

Por su parte, Isaías García Robledo, Director General Adjunto Técnico Operativo de la SEDATU, reiteró el compromiso del Gobierno Federal con las autoridades de Chalchihuitán y Chenalhó de trabajar con sentido de apremio para resolver el conflicto.

Lo anterior, señaló Yáñez Centeno, permitirá dar legalidad y sobre todo, transparentar cada una de las actividades que se realicen para dar cumplimiento al fallo del Tribunal Unitario Agrario, por lo que reconoció su disposición de mantener un clima de paz y cordialidad para alcanzar acuerdos.

Por su parte el Secretario General de Gobierno agradeció el interés y la disposición del Gobierno de la República, particularmente de la Secretaría de Gobernación y de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, de coadyuvar en la solución definitiva de un añejo conflicto que durante muchos años dividió a las familias de ambos municipios y que ahora abre la posibilidad de concretar una verdadera reconciliación.