México es el país con mayor peligro para ejercer el periodismo, tan sólo detrás de Afganistán. “Muchos periodistas no pueden acceder a la justicia a través de la Fiscalía, porque no tienen el título de periodistas a pesar de que toda su vida la han dedicado a informar”, explica Ana Cristina Ruelas, directora regional de Artículo 19, una organización internacional que defiende la libertad de expresión y el reconocimiento y respeto al ejercicio periodístico.

Es por eso que el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) firmaron un acuerdo de colaboración en el que promoverán la profesionalización de la labor periodística y de defensa de los derechos humanos entre instituciones gubernamentales, académicas y asociaciones civiles.

Cristina Ruelas explicó que el acceso a la justicia para periodistas del interior de la República es complicado debido a que en muchos estados no existen escuelas que imparten la carrera de periodismo o comunicación; o bien son de difícil acceso a la comunidad en general, por lo que muchos jóvenes se desplazan a la Ciudad de México para estudiar y ejercer la profesión.

A través de un programa maestro llamado ProVoces, financiado por USAID, con el que ya se han hecho los primeros acercamientos con los gobiernos locales y asociaciones civiles de Chihuahua, Nuevo León, Coahuila y la CDMX, así como con la Fiscalía Especial para Delitos Contra la Libertad de Expresión (FEADLE) a nivel federal se plantea crear programas de profesionalización para que los periodistas sin estudios académicos puedan conocer las herramientas con las que el sistema legal procura sus derechos.

Elizabeth Warfield, mencionó que esta colaboración es “un tema que nos importa y compete a todos, como sabemos la defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión tienen un entorno complicado que demanda esfuerzos multidisciplinarios y proactivos”.