Autoridades de Estados Unidos advirtieron del riesgo de inundaciones en algunas partes de los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, como consecuencia del arribo del huracán Florence, que dejará “muertes” y destrucción de la infraestructura.

Tanto el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) como la Administración para el Manejo de Desastres (FEMA) indicaron que el riesgo existe derivado de las proyecciones de precipitaciones de hasta 40 pulgadas (un metro) de lluvia y crecidas del mar de hasta cuatro metros.

“Los meteorólogos están anticipando pies de lluvia, no pulgadas, en porciones de las Carolinas y en Virginia”, dijo Brock Long, titular de la FEMA.