Tras la absolución legal de Elba Esther Gordillo, exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), la Sección 22 calificó a este hecho como “un reflejo de la falta de aplicación de justicia en nuestro país”.

Elba Esther Gordillo fue acusada de “lavado” de dinero y detenida el 26 de febrero del 2013. Luego de que estuviera bajo arresto domiciliario, fue puesta en libertad la madrugada de este miércoles.

La Sección 22 exigió a los gobiernos federal y estatal actuar para obtener la libertad de los profesores y activistas presos.

“La política de este sexenio sólo demuestra su incapacidad de aplicar la justicia contra quienes dañan al pueblo de México, pero insiste en aplicar su alto índice de represión contra el pueblo y los docentes”, señaló el sindicato magisterial en Oaxaca.

Asimismo, demandó la revisión del manejo de las cuotas sindicales del SNTE desde el período de Gordillo hasta del actual dirigente nacional, Juan Díaz de la Torre, por considerar que la ex líder sí es culpable de los delitos que le atribuyeron.

Después de la entrega de la constancia de presidente electo a Andrés Manuel López Obrador, la Sección 22 declaró que “el nuevo gobierno debe responder a las demandas de los verdaderos maestros que salieron a rechazar en todo este sexenio la Reforma Educativa”.

Por otra parte, el Frente Estatal Popular Progresista, al interior del magisterio oaxaqueño, pidió la destitución del actual dirigente nacional del SNTE, a quien calificaron como cómplice de Aurelio Nuño para la aprobación de la Reforma Educativa.

“Los maestros de México tenemos memoria y dignidad; Juan Díaz no nos representa, ni antes ni ahora”, finalizó.