La actriz Ilse Salas confesó que es una adicta al teatro y por eso acepta estar en proyectos que tal vez no son tan comerciales o redituables, pero le dan la oportunidad de hablar de lo que le interesa como mujer, ejemplo de ello es la obra Medea, con la que iniciará temporada en el Foro La Gruta a partir del 14 de junio.

“La verdad es que trabajo en el cine y la televisión solo para poderme dar meses de descanso y poder hacer teatro, ahorro para poder sobrevivir a esta dura vida del teatro. Es verdad que yo busco trabajar con mi libertad y con gente con quien puedo desarrollar esas cosas que uno quiere decir a veces, y no siempre se puede en todos los proyectos, por eso casi siempre recurro a obras más chiquitas y en un formato menos glamoroso”, explicó.

En esta ocasión protagoniza una versión libre del clásico de Eurípides, realizada por el dramaturgo Antonio Zúñiga, quien ubica esta historia en la época actual, con escenarios en la Ciudad de México y en Tlaxcala, donde Medea se ve sometida por el amor a Jasón, un proxeneta, a su carácter irascible y es obligada a embaucar a otras mujeres deseosas de vivir el sueño del prestigio y la fortuna.

Para darle vida a este personaje, Ilse comentó que tiene mucho tiempo estudiando a otras mujeres en la historia, investigando sobre el feminismo, y llegó a una conclusión.

“Que no voy a actuar, que Medea soy yo y no tendría que haber un personaje construido basado en alguien particularmente. Soy yo, mi mamá, mis amigas, gente con la que he trabajado, mujeres estigmatizadas, que han perdido todo por seguir un hombre, pasionales, a las que les quieren callar la boca; pero como es una tragedia griega, llega a consecuencias fuertes”, declaró.